El arte de robar

Albert C. Barnes, nacido en 1872, hizo su fortuna en los negocios, pero fue sobre todo un educador y coleccionista con un tesoro que incluía 181 Renoir,  69 Cézanne, 59  Matisse y 46 Picassos, junto con un sin número de otros elementos que van desde manuscritos medievales hasta esculturas africanas (valor estimado de la colección a partir de $ 25 mil millones). Sus adquisiciones se exhibían en un recinto en un barrio residencial a las afueras de Philadelfia y que  que estaba abierto en forma restringida de tal manera que lo que algunos  más recuerdan de la Fundacion Barnes es lo complicado que era conseguir entrar en el lugar.

Cuando Barnes murió en 1951, dejó un testamento que le dio el control de la fundación de la Universidad de Lincoln, una pequeña universidad para los estudiantes afro-americanos, y estipuló que el arte nunca debía ser vendido, prestado o movido. Pero la colección llegó a ser la pieza central de una desordenada  lucha, marcada por los pleitos y acusaciones de discriminación racial y acompañado de cada vez peores problemas financieros. Las agencias gubernamentales y organizaciones filantrópicas desempeñaron un papel principal enla decisión de trasladar la colección a una nueva locacion mas accesible y céntrica, que se inaugurará en 2012.

En el documental vemos los líderes cívicos, periodistas e historiadores del arte en ambos lados del debate sobre la sabiduría de esa decisión, (aunque los realizadores del film dejan bien en claro su postura) yo no termino de decidirme al respecto. Porque si bien es claro que los intereses de la mayoría de los involucrados en el caso están motivados por razones económicas y no por el arte en sí, de todas maneras, por idílico que fuera el ideal del difunto Barnes de respeto hacia las obras, su colección solo podía ser disfrutada por pocos. La eterna disputa entre lo publico vs lo privado:

¿Tiene derecho el “dueño” de tal patrimonio de la humanidad a conservarlo para el solo?¿Debe el arte ser reservado para los verdaderos conocedores o puesto a disposición de la mayoría de personas posible?¿Y quién decide?

ETIQUETAS:

Compartir

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Leave the field below empty!