A bigger splash

David Hockney no tenía mucha idea de lo que el director de este film,  Jack Hazan estaba haciendo cuando aparecía con su cámara y lo filmaba de a ratos durante un período de 3 años. Él con su cámara se convirtió en uno de los del grupo de amigos frecuentes de Hockney, entre los que estaban la diseñadora textil y musa del pintor  Celia Birtwell, su ex-marido el diseñador de moda Ossie Clark, el asistente de Hockney Mo McDermott y otros, incluido el artista Peter Schlesinger con el cual Hockney acababa de terminar una relación amorosa.
Hazan sugiere que el final de la relación sentimental da lugar a las dificultades creativas del artista, pero se limita a sugerir sin ofrecer conclusiones específicas. La situación es utilizada como excusa para que el espectador se adentre en el mundo visual del pintor.
En ocasiones el director hacía actuar a Hockney y sus amigos en ciertas escenas aisladas, pero por otro lado utilizaba material íntimo como la escena de Hocney en el baño, en la cual el pintor dice no haber sabido nunca que estaba siendo filmado. De hecho Hocney intentó hacer que el film no saliera a la luz y lo logró durante un par de semanas, hasta que finalmente se estrenó y fue un éxito en los cines underground de Londres, a donde iban los fanáticos del artista y del cine experimental. La película cuajó muy bien con el mundo artístico, pero no lo logró con los espectadores en términos generales.

Esta película que juega con los límites entre el documental y la ficción es un delicioso panorama de la vida Londinense de Hockney a principios de los años ’70s y se enfoca en su impulso creativo. Un película clave sobre la vida del artista y una de las primeras “de interés gay” según los expertos (Hockney fue el primer famoso británico en hablar libremente sobre su homosexualidad).

 

Compartir

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.