¡Cállate, hombrecito!

El ser humano es vouyerista por naturaleza. A todos nos encanta escuchar lo que no nos concierne, y la información que sale de dicho espionaje la encontramos fascinante. Cuando dos amigos graban las peleas ruid...