“Padre e hijo contemplando la sombra de un día” > Aizenberg

Padre e hijo… pertenece a una serie que se prolongó durante cerca de diez años. Una imagen recurrente a la que Aizenberg volvió una y otra vez con variaciones en los misteriosos paisajes a los que enfrentaba a las dos figuras de espaldas.
Cecilio Madanes en 1963 publicó esta breve nota en un diario:“Ese domingo de lluvia, volví al Museo. Vi colocado sobre un caballete a la entrada sobre la derecha, un cuadro. Lo vi y tuve una rara impresión. Una mezcla de admiración y de miedo. Esa tela a pesar de ser tan pequeña me había herido. Ese cielo tan azul, tan transparente; esa tierra marrón resquebrajada, sin nada ni nadie; ese muro sólido que separaba totalmente a ese padre y a ese hijo de espaldas y tomados de la mano, me hacían pensar… Estamos expuestos a perder todo y encontrarnos un día sin nada!!!
Ese padre y ese hijo, ese cielo y esa tierra, eran una advertencia, una señal de lo que podría suceder sin amor, sin tolerancia, sin solidaridad, sin comprensión humana. Pocas veces vi en un cuadro tanta nobleza, tanta pureza, tanta sensibilidad y tanta verdad.”

Muchas gracias a Tyrone Luna, que nos acercó este video :)

ETIQUETAS:

Compartir

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Leave the field below empty!