The Square

La historia se centra en Christian (Claes Bang), el curador de un museo de arte moderno de Estocolmo, que está por inaugurar una nueva obra que se llama, como la película, The Square. Como dato curioso, la obra es de “la artista y socióloga argentina Lola Arias”, aunque entiendo que no es una obra que tenga nada que ver con la verdadera escritora, directora y dramaturga.

El autor de esta película, Ruben Östlund, es  conocido por confeccionar personajes aparentemente estables y seguros de sí mismos que temen perder las apariencias cuando se enfrentan a dilemas morales en los espacios públicos.

Utilizando un humor muy ácido “The Square” se centra en criticar dos elementos: el absurdo de gran parte del arte contemporáneo y la (supuestamente) avanzada sociedad sueca, cómo ejemplo de la sociedad actual en general. Los problemas que trata –además de la relación con el arte contemporáneo, con internet y con la corrección política, entran el periodismo, la inmigración ilegal, los vagabundos callejeros y otros– son demasiados y muy amplios. En el fondo, sobre lo que la película quiere hablar y no termina de poder hacerlo bien debido al (literal) ruido que la rodea es sobre la confianza. ¿Podemos seguir confiando en nosotros, en nuestros vecinos, en las bases en la que está constituido nuestro “square”?

La película de Östlund se articula como una serie de escenas casi autónomas, cada vez más desopilantes, desmadradas, angustiosas o caóticas. El resultado final es muy gracioso y, por supuesto, muy terrible.

Compartir

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.