Ciao! Manhattan

Amo estas extrañas películas casi autobiográficas  (como la de Basquiat)  donde la ficción y lo documental no se diferencian claramente. En este caso, el film semi-combina la identidad de Edie Sedgwick (musa de Warhol, que ya vimos en Factory Girl) con la de su personaje Susan.

La película tiene su inicio a partir de material filmado en 1967 para una película que quedó sin terminar, y se iba a llamar “Ciao! ” de Chuck Wein. La película original, una fantasía sobre un terreno misterioso para espiar y controlar a la gente hermosa de Nueva York, iba a ser protagonizada por Miss Sedgwick y la otra superestrella de Warhol Paul America. El proyecto estuvo plagado de problemas de presupuesto, un guión sin terminar y  sin sentido, actores poco fiables y el abuso desenfrenado de drogas detrás de cámara, el libertinaje, y la paranoia se hicieron incontrolables. Hasta lo vemos a Allen Ginsberg recitando canticos desnudo por el bosque. John Palmer y David Weisman se quedaron con los fragmentos de una pelicula hermosamente filmada, pero impresentable.
Para salvar estos fragmentos, decidieron reformar el guión para incluir elmaterial de archivo tomado anteriormente como las secuencias de flashback para contar la historia trágica de Sedgwick a través de el personajes de “Susan Superstar”.
La Sedgwick Newyorkina encarna los años sesenta, documentados en blanco y negro, jugando con el glamour y fría dureza de una vida de drogas pop. La historia de Susan, se cuenta con vestidos psicodélicos y el color de la década de 1970 .
La película termina con imágenes reales del casamiento de Sedgwick con Michael Post y el titular de un periódico: “Edie, la estrella de Andy de 1965, ha muerto a los 28 años” con el nombre de Edie apenas oculto por la esquina de una revista.

Compartir

3 Respuestas

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.