Edvard Munch

Según algunos, uno de los mejores biopics sobre pintores de la historia y una de las mejores películas jamás realizadas sobre el proceso creativo. Un acercamiento profundamente personal a la vida y obra de Edvard Munch, autor de ‘El grito’. Tal es su reconocimiento que Ingmar Bergman siempre la destacó entre sus películas favoritos.

El cineasta Peter Watkins adapta los diarios íntimos del excéntrico pintor empleando un enfoque de docudrama, cosa que hace de este biopic un exquisito híbrido que navega entre el documental y la ficción. Las escenas de la vida de Munch son representadas por un gran elenco (en su mayoría actores no profesionales), pero también hay una narración de voz en off de Watkins, y hay momentos en que los personajes hablan directamente a la cámara, como si fueran entrevistados sobre sus propios vidas o sus opiniones sobre Munch. Algunos de los diálogos fueron improvisados por el elenco, especialmente en los segmentos de entrevistas. Para transmitir la respuesta hostil que el trabajo de Munch recibió a menudo durante su vida, Watkins reclutó a actores a los que realmente no les gustaban las pinturas.

Caracterizada por un montaje expresionista, originalmente (en 1974) se creó como una miniserie de tres partes coproducida por las redes de televisión estatal noruega y sueca NRK y SVT, pero posteriormente se convirtió en esta versión de tres horas y media en 1976. La película se centra en los años formativos de Munch a finales del Siglo XIX en la antigua Oslo, Cristiania, enfocándose en las influencias que dieron forma a su arte, particularmente la prevalencia de enfermedades y muertes en su familia y su relación juvenil con una mujer casada, una experiencia devastadora que le perseguirá durante el resto de su vida. Su trabajo fue atacado con saña tanto por los críticos como el público de su país natal, forzándole a abandonar su hogar para encontrar uno nuevo en Berlín, donde junto al destacado dramaturgo sueco August Strindberg, se convertirá en una parte fundamental de la tormenta cultural que cambiaría Europa.

ETIQUETAS:

No te olvides de compartir

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Leave the field below empty!