Abstracción en guerra

El Arte Abstracto, ocupa un lugar importante y central en el arte argentino a partir de los años 40´. Fundamentalmente en la Argentina, Brasil, Uruguay y Venezuela, la abstracción se había convertido en un universo en expansión.

En pleno ambiente de guerra, los artistas combaten entre ellos con infinidades de manifiestos y escuelas abstractas como el Perceptismo, Madí, Invención, Concretismo y varias más, que difieren entre ellas por pequeñas especificidades bastante confusas.

Mucho se habla sobre esta reacción de parte de los artistas de abstraerse en medio de un panorama político tan fuerte,  pero me gusta la manera en que lo vé Renate Wiehager (directora de la colección Geometría en el siglo XX de la Mercedes Benz) : “Para el público general es más fácil conectarse con temas que son presentados de manera más directa, a través de obras figurativas. Pero hay que tener en cuenta que todos estos artistas abstractos tuvieron conexiones con la Bauhaus; y que allí no se dedicaban sólo a pintar cuadros, sino que creaban porcelanas, edificios, muebles, vestimentas… Y esa era una postura revolucionaria, no decorativa.
Muchas de estas obras tienen que ver con la democracia y con la libertad por la forma en que nacieron, por la forma en que ese tipo de arte fue concebido. No muestran luchadores por la libertad, pero sí hablan sobre nuevas ideas, sobre nuevos materiales.
Estas obras quieren dirigirse al observador para que el observador también utilice ideas y objetos nuevos. Muchos temas políticos y sociales pueden tratarse dentro del marco de la abstracción.”

Este es un capitulo de la serie “Huellas. Arte argentino” del canal Encuentro. Pueden ver y descargar mas capítulos desde acá.

Compartir

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.