[pms-restrict subscription_plans=”12061,12081,12082″]
[/pms-restrict]

Beijing Swings (1 de 3)

De todos los críticos de arte televisivos, Waldemar Januszczak es definitivamente el mas valiente. En el año 2003 partió en osadas aventuras a investigar las manifestaciones artísticas mas extremas del mundo. En este caso estudia la controvertida escena del arte underground chino y elabora una serie de conclusiones sobre su impacto global en el futuro.
¿Se pensaban que en China solo había semillas de girasol? Pues no, durante el primer lustro del milenio nuevos exponentes del llamado shock art chino surgieron cada poco tiempo con el lema de “no hay límites” en lo que se convirtió en una competición particular por ver quién lograba presentar la creación más escandalosa mientras un grupo de artistas tradicionales chinos alzaba su voz contra lo que consideraban “una vergüenza nacional” que no se puede llamar arte.

Uno de los artistas que conoceremos en este episodio es Zhu Yu es un artista único y sin duda el más polémico dentro de la escena artística china de su generación, conocido como el “artista caníbal”. Los artistas pertenecientes al colectivo Mad for Real (Cai Yuan & Jian Jun Xi) elaboraron una bebida alcohólica fermentada a partir de un pene extirpado a un hombre en una operación de cambio de sexo, y por otro lado veremos los graffitis políticos del artista Zhang Dali, quien representa la silueta de su cara en las calles de Pekín, entre los pósters de Mao Tse Tung y los enormes rascacielos de esta pujante ciudad, mientras intenta evitar a toda costa a las autoridades, quienes ya han registrado su apartamento en varias ocasiones.

Pese a que el documental fue visto por más de un millón de personas su emisión fue un verdadero escándalo en Reino Unido.
Su emisión motivó una severa reprimenda por parte de la Independent Television Commission al considerar que el documental “era contrario a la decencia y al buen gusto al  mostrar una falta de respeto hacia la dignidad humana”. La embajada china en Reino Unido también protestó por la emisión del documental acusando al canal de practicar un sensacionalismo barato para perjudicar la imagen de China en el resto del mundo.
Las autoridades chinas fueron aún más allá y comenzaron a tomar una posición dura frente al arte contemporáneo, prohibiendo obras consideradas sangrientas, violentas o eróticas y amenazando con cárcel a los organizadores de exposiciones que las incluyan. El Ministro de Cultura hizo públicas una serie de medidas enérgicas con sentencias de hasta tres años para quien organice representaciones “eróticas”. El término podría aumentar a 10 años para quienes promueven “crímenes más serios” como la utilización de partes animales o humanas al considerar que este tipo de arte perturba el orden social y daña la salud mental y física de la gente.

Este video fue traducido y subtitulado por el CLUBSUB.

ETIQUETAS:

Compartir

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Leave the field below empty!