Hirst estampado

A lo largo de su carrera, Damien Hirst ha utilizado diversos procesos y técnicas de impresión (heliograbado, fotograbado, aguafuerte, aguastinta y serigrafia) para lograr una obra gráfica contundente. Desde 1990 ha producido un sinnúmero de piezas que frecuentemente demuestran cierta dificultad y complejidad mientras que exploran temas similares a los que Hirst hace referencia en sus pinturas e instalaciones.

Un museo de pinta muy tradicionalista como el  Bowes Museum se arriesga mostrando obra del controversial artista, pero el curador Greville Worhtington, quien ha sido jurado del Turner Prize, ha encontrado un punto medio entre el arte de shock y la tradición, y presenta un importante cuerpo de obra proveniente de las colecciones más destacadas a nivel internacional las cuales colaboraron con el museo para reunir las mejores obras, inaugurando así el programa de arte contemporáneo en este recinto.

Me gusta cuando se enfrentan dos extremos y encuentran el equilibrio :)

 

Compartir

2 Respuestas

  1. Rodrigo Roger

    Hola! No estoy de acuerdo con el comentario acerca de que son dos extremos que logran el equilibrio (¿quién lo firma?). Mas bien diría que son funcionales uno al otro. Hirst es el mainstream, el Bowens Museum es una entidad tradicional ¿de que extremos estamos hablando? no es ni siquiera un chiste ver a Hirst en éste museo, es solamente más de lo mismo. Si vas por Londres, escuchas de Hirst por todas partes, puede llegar a provocarte una indigestión auditiva, eso sí en la muestra de la Tate Modern (que oh! casualidad coincide con el comienzo de los JO 2012 tienes que pagar por verlo, y bastante). Hirst, es “el artista”. Estas operaciones curatoriales no son más que maniobras de marketing dentro de un plan estratégico de negocios. Está bien, que el tipo haga lo que se le canta, y que los que van detrás aprovechen, es así nuestro mundo…pero al pan pan y al vino vino!!! Saludos.- Rodrigo Roger

    Responder
    • lalulula

      Hola Roger, la que firma soy yo (como siempre).
      Nadie está negando el aparato de marketing que hay detrás de Hirst, ni su condición maistream o de estratega mercantil (no hace falta ir a Londres para saberlo).
      Con lo que me refería a hablar de extremos, era que este museo en particular, por su perfil tradicionalista y extremadamente clásico hace una concesión a su perfil al mostrar a Hirst (claramente hay intereses financieros detrás de esa decisión), y el curador nos trae una visión de Hirst no tan escandalosa.
      El equilibrio se logra al llegar a un punto intermedio entre lo tradicional y el arte de shock, algo contemporáneo pero sin ser escandaloso, y ése considero que es el mérito de esta muestra y de estos hermosos grabados.

      Me parece que lo que logra es mostrarnos otro panorama de la obra de Hirst, dejando de lado la cuestión amarilista y controversial, para poder examinar mejor la obra en sí. Esa fue también mi intención al elegir los últimos videos que subí de Hirst durante todo este mes, poder sacarlo del circo que lo rodea, y ver y pensar solo la obra.

      Agradezco tu comentario, y el desacuerdo es bienvenido. El aparato de Hirst es monstruoso y se rige por el marketing igual que todos nosotros (¿acaso vos no haces marketing de tus emprendimientos? yo si, no hay otra) pero también creo que el show que lo rodea opaca su obra, que es lo que me interesa.

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.