Cómo infiltré arte en ‘Melrose Place’

La mítica serie televisiva de los 90 formó parte de uno de los experimentos de arte conceptual más extraños y masivos que se han producido en Estados Unidos donde aparecían mensajes codificados sobre temas como el aborto, el alcoholismo o la tenencia de armas.

En 1994, el artista y profesor Mel Chin volaba de Georgia a Los Ángeles y, viendo la urbe desde el avión, le dio por pensar que “la ciudad estaba en el aire”, que desde esa capital del entretenimiento se emitían casi todos los mensajes culturales que alcanzaban a la América media y de rebote al resto del mundo. En aquellos días, Chin y sus alumnos solían discutir sobre lugares alternativos en los que mostrar el arte, ya que los museos y galerías no llegaban, en su opinión, a suficientes personas.

Compartir

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.